Alma y cuerpo

Día 109. Meditaciones. Mi alma, ¿qué viene a ser para mí, y cuál me la finjo yo al presente? Y al cabo, ¿qué uso hago de ella ahora? ¿Acaso está falta de entendimiento? ¿Por ventura se ve separada y arrancada de la común sociedad? Y en suma: ¿se halla tan íntimamente unida y mezclada conSigue leyendo «Alma y cuerpo»

Origen

Journaling, day 99. Bilingual Post. ¡Hola, preciosuras y demoniuras! Espero estén pasando un gran día. Yo sí; les cuento que me he internado en las profundidades de mis pensamientos y emociones, descubriendo que son como mi dedo pequeño del pie; pueden ser fuertes un rato, pero lo golpeas y hay dolor; sí, el dedo queSigue leyendo «Origen»

Tu naturaleza – Meditaciones

Journaling, day 96. Bilingual Post. Observa lo que tu naturaleza exige de ti, en cuanto es dirigida por sólo la naturaleza vegetativa, y después hazlo y no lo rechaces, a no ser que se haya de empeorar tu misma naturaleza en cuanto ella es sensitiva. Con igual orden debes observar lo que pretende de tiSigue leyendo «Tu naturaleza – Meditaciones»

Eternidad – Meditaciones

Journaling, day 53. Bilingual Post. “Todo lo material muy en breve se desaparece en la sustancia común del Universo, y toda causa prontamente se reasume en la razón o mente universal; finalmente, la memoria de todas las cosas queda presto sepultada en lo inmenso de la eternidad.” -Marco Aurelio. Journaling. 18 de marzo del 2021Sigue leyendo «Eternidad – Meditaciones»

Fallecer – Meditaciones

Journaling, day 44. Bilingual Post. Es muy del caso pensar continuamente cuántos médicos murieron después de haber encogido muchas veces las cejas sobre los enfermos, en señal de que los desahuciaban; cuántos matemáticos, después que predijeron la muerte a otros, pareciéndoles hacer en ello una cosa grande, murieron también; cuántos filósofos, habiendo dicho mil divinidadesSigue leyendo «Fallecer – Meditaciones»

Tu mal – Meditaciones

Journaling, day 37. Bilingual Post. Tu mal no proviene de otro espíritu que esté fuera de ti, ni consiste en alguna mutación y alteración de ese tu cuerpo que te rodea. ¿De dónde pende, pues? De aquella fuerza aprehensiva de los males que en ti mismo tienes; haz, pues, que ella no se imagine niSigue leyendo «Tu mal – Meditaciones»

Crea tu sitio web con WordPress.com
Comenzar