Capítulo uno – Libro sin título – por Yediht Cazarín

Día 127.

Post bilingüe.

¡Saludos, preciosuras y demoniuras!

Lo prometido es deuda, y aquí está mi primer escrito del reto del grupo “vamo’ a escribir.” Te invito a leer el post anterior, para mayor información. Puede que falte mucho por pulir, acepto sus críticas y comentarios.

¡Gracias por leer!

Capítulo uno

Año 2301

PRIMERA NACIÓN DE LA GALAXIA INDEPENDIENTE Y LATENTE

 

La nación se encuentra en vilo desde ayer, 12 de enero, del año en curso; nadie ha vuelto a sus labores debido al luto nacional. No se había celebrado en toda la historia de la nueva nación, un funeral como el del día de hoy; ¡Y no es para menos! Es el entierro de la Primera Descendiente, o como se decía en lenguaje antiguo, nuestra señora presidenta, la máxima líder reformadora. Felia Iguaní.

El día de ayer, fue asesinada por alguien del consejo de la Novena Nación de la Galaxia Independiente y Latente, NNGIL; según el reporte de la gran guardia; dicen creer esto, gracias a los restos de pólvora en la escena del crimen; es importante remarcar que en esa galaxia se encuentran las últimas reservas de este tipo de propelente  desde la nueva estructura galáctica, desde hace más de cincuenta años, en el año 2244; en ese entonces nuestra primera descendiente era elegida para dicho cargo, aquí, en la Primera Nación de la Galaxia Independiente y Latente o PNGIL, con tan solo cincuenta y cuatro años de edad se convertía en la primera descendiente.

Ella, ganó ese cargo a pulso, gracias a su amplio conocimiento del mundo antiguo, y a su íntegro historial al servicio de este.

Según los datos históricos: ella luchó al lado del General, Máximo San Rajer, del departamento de la defensa nacional, en el entonces nombrado país de los Estados Unidos, desde el año 2232 hasta el año 2235, tiempo que duró la Guerra del desamparo o Primera Guerra Galáctica. Fueron años difíciles y de grandes revelaciones; la alianza entre Galaxias, que había sido firmada el año 2220, fue violada por completo, los derechos intergalácticos fueron anulados por esta guerra; las personas a pesar de haber firmado este acuerdo, aún se encontraban desconcertadas, algunos dicen que no era para menos; hacía apenas algunos años que seres de otras galaxias habían hecho contacto con nuestro planeta; exactamente en el año 2199. En la llamada “época de la revelación,” nuestros antepasados descubrieron que somos nueve galaxias, y que en ellas habitan seres como nosotros, con pequeños rasgos de diferencia, como lo son orejas un poco mas puntiagudas en el caso de la galaxia numero tres, o un color casi traslúcido como el caso de la galaxia número seis. Aprendieron a viajar entre portales, gracias a estos seres como nosotros a los que también llamaron “humanos avanzados” justo para evitar conflictos por diferencias; desde luego, para algunos habitantes de la tierra aún cuando se les concedió el título de primera galaxia, sentían una cierta amenaza por estos seres o humanos avanzados. Pese a esto, aprendieron todo lo que los humanos avanzados les enseñaron, se erradicó la mayoría de las enfermedades humanas, y gracias a esto, los hospitales son usados en estrictos casos de mutación o algún virus contraído por viajes intergalácticos; dichas enfermedades son sumamente raras, no se registra un dato de ellas desde el año 2205. La vida en la tierra, ahora llamada oficialmente y desde el año 2244, la Primera Nación de la Galaxia Independiente y Latente o PNGIL, aumentó su calidad de vida, y empezó a reinar la paz, hasta el año 2232 con la guerra del desamparo. Se escuchaba decir que… “no había precedentes para una guerra tan despiadada.” Nadie, pudo nombrarse ganador en tan cruel batalla; fue una época de tortura y desolación; hasta que finalmente los lideres de las otras ocho galaxias acordaron paz, ellos no tenían intenciones de conquista, sin embargo, fue difícil hacerlo entender a los humanos de la tierra, pero finalmente se logró un acuerdo de paz o Tratado Intergaláctico.

Todos estos datos pueden leerse por todas partes de la PNGIL, por mensajes emitidos mediante la gran red de mensajería Link-Sky, que desde hace treinta y tres años esta encargada de informar a la PNGIL, mediante su sistema de mensajes que aparecen en el cielo con ayuda de los llamados drone-sky que se alinean para formar un texto y desplegar imágenes.

Aquí, en el funeral de Felia Iguaní, estamos en la espera de la aparición pública de nuestro primer descendiente y esposo de nuestra fallecida líder, el general, Jonas Iguaní, quien dará el discurso de despedida a su amada esposa, de pronto suena la orquesta anunciando que el primer descendiente se encuentra en el escenario. Hay un silencio sepulcral impregnado de profunda tristeza, misma que se encuentra sellada en el rostro de Jonas Iguaní. Aclara un poco su garganta y hace un primer intento por hablar sin soltar el llanto, provocando el efecto contrario en él y en algunos de los presentes en el público. Comienza su discurso luego de limpiar sus ojos llenos de lágrimas.

—Es un día sumamente doloroso… desearía no estar aquí… ella es quien sabía hacer esto…  Era la mejor en todo; así la recuerdo; grandiosa, inteligente, y suprema, con toda la sabiduría en su haber. Felia Iguaní, mujer de honor, esposa ejemplar, y gran amiga. “Tu muerte, no quedará impune; tu nación te llora y reclamará tu muerte a aquellos que se atrevieron a arrebatarte la vida.”

Un estallido estrepitoso hace estremecer a todos los ahí presentes; un mensaje acaba de aparecer en Link-Sky en toda la nación. En el auditorio, donde transcurre la ceremonia, se enciende la pantalla y aparece Felia Iguaní, en un video, aparentemente grabado sin su consentimiento, es captada hablando con el líder de la NNGIL; el noveno descendiente, Sirius Atrón; acto seguido recita el juramento de dicha nación:

 —Ante la Novena Nación de la Galaxia Independiente y Latente, y su noveno descendiente, Sirus Atrón, doy mi palabra única y permanente, de mantener el orden y la independencia de esta galaxia, bajo el precepto de cada Atrón que aquí a existido. De faltar a mi palabra, seré degradada de mi privilegio como hija galáctica y olvidada para siempre por la NNGIL, así soy y así seré por todas las galaxias.

La gente de la NNGIL que presencia el juramento en el video responde exaltada y eufórica…

 — “así soy.”

El general Iguaní se lleva la mano al pecho con el rostro completamente desencajado; cae súbitamente al piso, su cabeza impacta contra el suelo, sus escoltas corren a auxiliarlo. El video sigue su curso; termina con Felia Iguaní portando el uniforme de la NNGIL y gritando con el brazo alzado y portando una antorcha: “GALAXIA INDEPENDIENTE, SIN NACIONES EXCLUYENTES.”

En el escenario, se vive un momento de gran tensión, en una camilla es llevado el primer descendiente hasta un helicóptero que lo trasladará al retiro, (hospital) más cercano; acaba de sufrir un paro cardíaco. Es otro momento histórico; hace años que nadie padecía de tal enfermedad, ya no se vivía con tanta intensidad hasta el día de hoy. En la nueva nación siempre ha reinado la tranquilidad y la salud; el caos y la enfermedad sólo aparecían como agregado histórico en algunos de los datarios de la biblioteca galáctica.

La primera nación experimenta una extraña sensación de incertidumbre y desconfianza, los ciudadanos galácticos ya no se preguntan:

—“¿Quién mató a la primera descendiente?”

La pregunta en este momento y en cada rincón galáctico es:

—“¿Quién fue, en realidad, Felia Iguaní?”

…………………………………

Greetings, beauties, and evils!

Just as I promised yesterday, here is my first writing of the group’s challenge, “let’s write.” I invite you to read the previous post for more information. There may be a lot to polish; I accept your criticism and comments.

Thanks for reading!

Chapter One

The year 2301
FIRST NATION OF THE INDEPENDENT AND LATENT GALAXY

The nation has been in suspense since yesterday, January 12, of the current year; no one has returned to work due to national mourning. In all the history of the new nation, there had not been a funeral such as this day; And it is not for less! It is the burial of the First Descendant, or as we said in the ancient language, our lady president, the maximum reforming leader. Felia Iguaní.
Yesterday, she was murdered by someone from the committee of the Ninth Nation of the Independent and Latent Galaxy, NNILG; according to the report of the great guard; they claim to believe this, thanks to the remains of gunpowder at the crime scene; It is important to note that the last reserves of this type of fuel have been found in that galaxy since the new galactic structure, for more than fifty years, in the year 2244; At that time our first descendant was chosen for said position, here, in the First Nation of the Independent and Latent Galaxy or FNILG, with only fifty-four years of age she became the first descendant.
She won that position by hand, thanks to her extensive knowledge of the ancient world and her complete history in its service.
According to historical data: she fought alongside the General, Máximo San Rajer, of the Department of National Defense, in the then-named country of the United States, from the year 2232 to the year 2235, the time that the War of Abandonment lasted o First Galactic War. They were difficult years and of great revelations; the alliance between Galaxies, which had been signed in the year 2220, was wholly violated, this war annulled the intergalactic rights; Despite having signed this agreement, people were still puzzled, some say it was no wonder; just a few years ago that beings from other galaxies had made contact with our planet; precisely in the year 2199. In the so-called “time of revelation,” our ancestors discovered that we are nine galaxies and that beings like us inhabit them, with small features of difference, such as slightly more pointed ears in the case of galaxy number three, or an almost translucent color as in the case of galaxy number six. They learned to travel between portals, thanks to these beings like us, whom they also called “advanced humans” to avoid conflicts due to differences; of course, for some inhabitants of the earth, even when they have granted whit the title of the first galaxy, they felt a particular threat by these beings or advanced humans. Despite this, they learned everything that advanced humans taught them, most of the human diseases eradicated, and thanks to this, hospitals are used in severe cases of mutation or some virus contracted by intergalactic travel; These diseases are infrequent, no data on them since the year 2205. Life on earth, now officially called, and since the year 2244, the First Nation of the Independent and Latent Galaxy or FNILG, increased its quality of life, and peace began to reign, until the year 2232 with the war of abandonment. People said that… “there was no precedent for such a ruthless war.” Nobody could be named the winner in such a brutal battle; it was a time of torture and desolation; Until finally, the leaders of the other eight galaxies agreed to peace, they had no intentions of conquest; however, it was challenging to make the humans of the earth understand, but finally, they reached a peace agreement.
All these data can be read by all parts of FNILG, by messages issued through the great Link-Sky messaging network, which for thirty-three years has been in charge of informing FNILG, through its system of messages that appear in the sky. with the help of the so-called drone-sky that are aligned to form a text and display images.

Here, at the funeral of Felia Iguaní, we are awaiting the public appearance of our first descendant and husband of our late leader, the general, Jonas Iguaní. They will give the farewell speech to his beloved wife; suddenly, the orchestra sounds announcing that the first descendant is on stage. There is a deathly silence impregnated with deep sadness, sealed in the face of Jonas Iguaní. She clears his throat a little and makes the first attempt to speak without letting go of crying, causing the opposite effect on him and some of those present in the audience. He begins his speech after wiping his tear-filled eyes.

—It’s a horrible day… I wish I weren’t here… she’s the one who knew how to do this… She was the best at everything; that’s how I remember her; majestic, intelligent, and supreme, with all the wisdom to her credit: Felia Iguaní, a woman of honor, exemplary wife, and great friend. “Your death will not go unpunished; your nation mourns you and will demand your death from those who dared to take your life.”

A loud bang makes everyone present shudder; a message has just appeared on Link-Sky across the nation. In the auditorium, where the ceremony occurs, the screen is showing, and Felia Iguaní appears. In a video, recorded without her consent, she is speaking with the NNILG leader; the ninth descendant, Sirius Atron; she then recites the oath of the said nation:

—In the presence of the Ninth Nation of the Independent and Latent Galaxy and its ninth descendant, Sirus Atron, I give my soul and permanent word to maintain the order and independence of this galaxy, under the precept of each Atron that has existed here. If I fail to my word, I will be degraded from my privilege as a galactic daughter and forever forgotten by NNILG, that is how I am, and that is how I will be throughout the galaxies.

The NNILG people who witness the oath in the video respond exalted and euphoric …” Here I am.” General Iguaní puts his hand to his chest with his face wholly disconcerted; he falls suddenly to the ground, his head hits the ground, his escorts run to help him. The video continues its course; It ends with Felia Iguaní wearing the NNILG uniform and shouting with her arm raised and carrying a torch: “INDEPENDENT GALAXY, WITHOUT EXCLUSIVE NATIONS.” There is a moment of colossal tension; on a stretcher, the first descendant is moved to a helicopter that will take him to the nearest resort (hospital); he just had a cardiac arrest. It is another historical moment; It has been years since no one suffered from such a disease; it had not been lived with as much intensity today. In the new nation, tranquility and health have always reigned; chaos and disease only appeared as historical aggregates in some galactic library dates.
The entire first nation experiences a strange sense of uncertainty and mistrust, the galactic citizens no longer wonder:

“Who killed the first descendant?” The question at this moment and in every corner of the galaxy is:

“Who was it, really, Felia Iguaní?”

Publicado por Soy el Mal

Soy el Mal, en Inglés : ‘I’m evil.’ Bruja y Sirena de nacimiento; no creo que el dinero o los ricos sean el problema, sólo creo que alguien malo lo es en cualquier nivel social, o sea... soy ambiciosa. Estudiante de lento aprendizaje, poco talentosa y muy optimista, creo que en un nivel altamente tóxico pues sigo intentando aprender algo nuevo cada día. Actualmente interesada en la Literatura, y la Filosofía; aspirante a Estoica, digamos que espero encontrar en lo que aprendo, mi integración a la sociedad como individuo funcional y medianamente confiable. P.D. Me amo muchísimo, no lo dudes. Ajá... narcisista e hija de Seuz. Soy Yediht Cazarín. ¿Y tú?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: